Alberto.jpg

Misa Funeral – Diacono Aberto Figueredo

 

“Esta es la morada de Dios entre los Hombres”   Esa es la promesa de nuestra segunda lectura – Dios quiere estar con nosotros y en el ultimo dia Dios va a crear un nuevo mundo donde todos van a sentir y experimentar la cercania de Dios.

“Esta es la morada de Dios entre los Hombres”   Este tambien es el misterio que estamos preparando para  celebrar muy pronto el dia de Navidad.  Dios se hizo hombre y se hizo su morada entre los hombres – para compartir en nuestras vidas, nuestra alegrias, nuestras tristezas.  Nuestra fe nos ensena que Dios esta con nosotros esta noche, durante nuestro tiempo de luto.

“Esta es la morada de Dios entre los Hombres”   Despues de recibir la ordenacion diaconal – Alberto trabajo como capellan del carcel en Bogota.  Uno de sus projectos – un projecto que le dio mucho orgullo – era construir una capilla dentro de la carcel.   Construir una capilla es un projecto grande – contruir una capilla dentro de la carcel es un projecto bien complicado.    Es un lugar sumamente peligroso y hay muchas reglas.  Yo trabaje un poco en el carcel en otra parroquia y siempre digo “es mas facil escapar de la carcel que entrarlo”    Hay bastantes cosas prohibidas – los guardias no quieren que entre una virgencita porque temen que un preso podria robar su corona y usarla para apuñalar a alguien!   Alberto era un buen negociador y podia convecerles permitir de entrar la virgen – y construir un altar y sobre todo poner un sagrario dentro del carcel – un sagrario que tiene adrentro el Cuerpo y Sangre de Jesus.    Alberto creo una morada de Dios entre los Presos.   Alberto encarcelo a Jesus y Maria! 

Dios quiere vivir con nostoros.  Dios quiere estar cerca de su pueblo – especialmente de los pobres, los necesitados y los que sufren.    Dios quiere crear su morada entre nosotros.    Eso es el proposito de los sacramentos – incluso el sacramento del orden.    Alberto recibio el sacramento del orden - el diaconado.   El diaconado existe para el servicio a los pobre y los marginados.  Para hacer Dios presente en todas las periferias de este mundo.    En nuestro evangelio hoy, Jesus camina con los discipulos, les escucha, les consuela en su desesperacion.    En las primera y segunda lectura Dios promete un dia en que el va a enjugar las largimas de toda la gente.   Y este es el ministerio de un diacono – caminar con la gente, consolarles, enjugar sus lagrimas, ayudarles a sentir la presencia de Dios en su vida.     

Alberto hizo al reves.  Siempre vio a alberto hablando con alguien y les vi llorando – y yo bromeé “Este hombre les hizo llorar a todos!”  El me contesto “yo les hice llorar para que tu puedas enjugar sus lagrimas en la confesion”

Alberto caminaba con mucha gente – primero con los presos en colombia y mas tarde con los inmigrantes en Los Estados Unidos, en Montreal y aquí en Oakville.   El tuvo un don especial para ayudar a las familias, a los matrimonios en crisis.   Generalmente, el diaconado no es un trabajo de tiempo completo – generalmente los diaconos siguen en su profesion y hacen su ministerio en sus momentos libres – Cuando se convertió en diacono el renució su vida profesional para dedicarse completamente al servicio al Señor – confiando en su providencia por las necesitades de su familia.    El siguio trabajando hasta las ultimas semanas de su vida recibiendo a personas en su casa.

“Esta es la morada de Dios entre Los hombres”    Dios siempre esta con nosotros – Dios siempre nos acompaña.    Damos gracias a Dios por el fiel servidor – quien ayudo a muchas personas a sentir la presencia de Dios en su vida.    Alberto siempre me Dijo  “Dios le paque padre.  Dios le pague”     “Que Dios le pague alberto, Que dios le pague por su servicio”

Hoy nos reunimos para rezar por nuestro hermano alberto.  Es verdad que el era un hombre fiel – yo no tengo dudas que Dios va a darle el premio por su servicio.   Pero eso no nos quita nuestra obligacion de rezar por los difuntos.     Aun lo mas bueno entre nosotros, aun es pecador y todos necesitamos la misericordia de Dios.   Alberto tenia una devocion a las almas benditas del purgatorio.   Hoy ofrecemos la santa misa por nuestro hermano alberto.  Pedimos que Dios va a tratarle con misericordia, de perdonar sus pecados y recibirle en la casa de Dios nuestro padre en el cielo.   Recordaremos a el en nuestras oraciones, especialmente durante la santa misa.

We give thanks to God for the service of Alberto and we pray that God will grant him the reward for his kindness and generosity.   We know that God is always close to us.   The disciples encountered Jesus in the breaking of the bread.  We now celebrate the Holy Eucharist for our brother Alberto.    Jesus Christ comes to be present among us today – to wipe away our tears and to walk with us along the path of life.  I invite you all to join your prayers to mine as we offer this Mass for our good brother and friend Alberto.